Inflación y pospandemia son ejes fundamentales para entender a los consumidores, según analistas

El especialista Guillermo Oliveto sostuvo que en la actualidad se observa un “consumo de corto plazo” orientado a experiencias y salidas luego del “malestar” disparado por la pandemia de coronavirus y en la que la inflación juega un rol determinante, debido a que “los pesos queman” y existe cierta determinación a desprenderse de ellos por su pérdida de valor.

Por su parte, el director de la consultora Scentia, Osvaldo Del Río, pronosticó que “el consumo masivo va a caer entre 1 y 3 por ciento este año debido a los salarios retraídos, la inflación y la incertidumbre” electoral.

Olivetto y Del Río, ambos especialistas en temas de consumo, participaron hoy del evento Retail Day, realizado en el Centro de Convenciones Buenos Aires.

Este año “el consumo masivo va a estar desafiado porque se va a comparar con bases altas”, afirmó y agregó que “en el segundo semestre habrá caída”, afirmó Del Río.

El especialista sostuvo que en la actualidad los supermercados “captan más volumen” de ventas debido a que “en 2022, la brecha de precios entre grandes superficies y autoservicios fue de 28,5% y en el cierre de este año va a estar cerca de 30 puntos”.

Dijo que el programa Precios Justos “funciona” y calculó que tiene un aumento de 21% en el acumulado del año.

Por su parte, Oliveto observó que “la pandemia generó una enorme crisis de sentido; el sistema está viviendo un gran ‘reset’ a nivel global”.

Señaló que en Argentina, hay una tendencia al “consumo de más corto plazo” orientado a experiencias y salidas porque “después de tanto malestar, el bienestar no tiene precio”.

“Los argentinos están construyendo burbujas de bienestar” y quieren “volver a la normalidad. Hay un aumento de la propensión a consumir por la post pandemia y la inflación; los pesos queman”, indicó.

Oliveto señaló que existe una “tensión entre el deseo y la restricción” y que “la clase media baja, media y alta están enfocados en cómo disfrutar”.