Desmantelada red de centros médicos ilegales por la Policía Federal Argentina

Desmantelada red de centros médicos ilegales por la Policía Federal Argentina”

Ciudad de Buenos Aires, 11 de abril de 2024

La Policía Federal Argentina (PFA), bajo la órbita del Ministerio de Seguridad, ha desarticulado una sofisticada red criminal que operaba bajo la fachada de varios centros de salud, reclutando médicos falsos. Tras una serie de allanamientos en distintas localidades bonaerenses como San José, Claypole, Wilde, Monte Chingolo, Ezpeleta, Bernal, Sarandí, Quilmes y Avellaneda, cuatro individuos han sido detenidos.

Esta acción policial ha sido el resultado de exhaustivas investigaciones llevadas a cabo por la División Delitos Contra la Salud Pública de la PFA, que revelaron múltiples irregularidades en la habilitación de los centros. Los pseudo médicos atendían en diversas especialidades, poniendo en grave peligro la salud pública, particularmente de mujeres embarazadas, niños y ancianos. Además, se descubrió que los delincuentes contrataban personal no cualificado para reducir costos.

Durante las pesquisas, se descubrió que uno de los implicados estaba ejerciendo la medicina ilegalmente utilizando la matrícula de su padre, un médico jubilado. Este individuo realizaba diagnósticos, tratamientos a largo plazo, e incluso prescribía medicamentos, canalizando a los pacientes hacia centros de diagnóstico por imágenes que ellos mismos controlaban, lucrando con la salud de personas en estado crítico.

Basándose en las pruebas recopiladas, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal de Lomas de Zamora, a cargo del Dr. Kreplak, Secretaría N°5 a cargo del Dr. Maximiliano Callizo, ordenó doce allanamientos en los centros médicos y seis órdenes de presentación en farmacias. Como resultado, cuatro individuos argentinos fueron detenidos y los centros médicos fueron clausurados por incumplimiento de la legislación vigente.

En el curso de los operativos, se incautaron varios talonarios de recetas médicas, sellos médicos, historias clínicas, una computadora, tres teléfonos celulares, un vehículo, además de casi cuatro millones de pesos y 1.500 dólares en efectivo. Los detenidos están a disposición del magistrado interventor, en una causa que se ha caratulado como “Ejercicio Ilegal de la Medicina”.