El cementerio de Chacarita frente al COVID 19

Spread the love

Hoy hay aproximadamente 8.822 espacios disponibles para inhumación en la Ciudad de Buenos Aires. La mayor parte están en el cementerio de Chacarita, con 2.600 en tierra y 4.000 nichos. Hace algunos años la Ciudad construyo una plaza en lo que era el predio del Cementerio de Chacarita por falta de uso, ya que se requiere de dinero para enterrar a alguien ahí y la realidad es que realmente muy poca gente estaba dispuesta a invertir y mantener su lugar en el cementerio.

Sorpresivamente para el mundo el COVID 19 ataco y se llevo el ello muchas practicas de la vida “normal” y también se llevo muchas vidas, y a pesar de que ese espacio que no se utilizaba ahora es una plaza, a causa del COVID 19 están re organizando el espacio nuevamente.

El Gobierno de la Ciudad afirmo que se aumentó el número de espacios de almacenamiento de cadáveres. Se incorporaron 20 boxes refrigerados, de los cuales 12 se instalaron en el Cementerio de Chacarita y otros ocho en diferentes hospitales de gestión pública del Gobierno de la ciudad.

Respecto a los ingresos a los cementerios, entre el 1º de marzo y el 4 de junio se registraron 4.950 muertos, con un total de 73 fallecidos confirmados de COVID 19, mientras que 114, fueron certificados como sospechosos. En cuanto a su destino, 80 fueron enterrados, 24 a
nichos, 140 a cremación. Una persona fallecida fue a bóveda y dos, a panteones.

El GCBA informo el protocolo junto con los procedimientos que se deben seguir a la hora de inhumar una persona fallecida por coronavirus.
Entre los puntos que se destacan, sobresalen los relacionados con el manejo del cadáver por partedel personal autorizado a hacerlo.
Aquellos que se responsabilicen de esta tarea deberán utilizar barbijos (mascarilla médica), pantallas faciales o, en su lugar, gafas de seguridad; camisolines impermeables de manga larga con puños; botas quirúrgicas o zapatos bien cerrados, guantes de uso industrial que cubran antebrazo o de caucho, según la tarea a cumplir.
No se recomienda que se realice la autopsia a cadáveres con causa de muerte probable o confirmada por COVID-19, y en los casos de las defunciones relacionadas con el virus, se deberán ser certificadas como tales e indicar si el diagnóstico realizado fue confirmado, o se sospecha o se presume como tal y está pendiente su confirmación.