La importancia de la lectoescritura

Spread the love

Aquí un leve abordaje de la importancia del proceso de alfabetización, cuales son sus beneficios y algunas estadísticas oficiales que según el contexto geopolítico y coyuntural, pueden dar una alegría o quizá quitarnos el sueño, espero que, después de la lectura de este artículo pueda ponerse en tema de conversación la magnitud que tiene la alfabetización en el mundo y como se puede dar un aporte aunque sea mínimo para solucionar el problema.

Adquirir y perfeccionar la lectoescritura es indispensable en nuestras vidas, enrique la mente, despierta vías neuronales y activa nuestra memoria, permite la identificación, comprensión e interpretación del mundo que nos rodea.Alfabetizar en sentido estricto es enseñar a alguien a leer y a escribir, pero es también un instrumento fundamental para la comunicación y la educación.

La alfabetización es un empoderante de los pueblos, hace al ser más pensante, analítico y crítico, capaz de poder generar y defender sus ideas, asumir compromisos, aceptar errores y aprender de los mismos. Es a partir de esto que se consolida el derecho a la educación, siendo la lectoescritura el pilar fundamental para la enseñanza y el método por excelencia para casi cualquier tipo de aprendizaje formal, podemos decir entonces que leer y escribir permite la participación con plenitud en la sociedad y sin esta capacidad no seríamos capaces de sobrellevar los complejos desafíos de nuestro tiempo.

A pesar de esto a escala mundial, al menos 750 millones de jóvenes y adultos no saben aún leer ni escribir y la tasa aumenta, según la UNESCO dos tercios de analfabetos son mujeres y en su gran mayoría, viven en el sur y el oeste de Asia y en África subsahariana. En tanto, América Latina tiene aún unos 25 millones de analfabetos de esos 758 millones que se registran a nivel mundial, y los países más afectados son Brasil y México, los más poblados de la región. En cuanto al nivel de alfabetización, son Cuba y Uruguay con un 99.8% los países con mayor índice del continente y le siguen Colombia con un 98.7% y Argentina.

En la Argentina pasamos por un largo proceso de alfabetización que comenzó en 1869 con 77.4% y bajo contundentemente hacia 1895 con un 53.3% y continuó descendiendo a lo largo de los años y fueron registrados en los censos nacionales (35,9% en 1914; 13,9% en 1947; 8,5% en 1960; 3,7% en 1991; 2,61% en 2001), Argentina está considerado como un país libre de analfabetismo con un 1,9% de personas que no saben leer ni escribir.

Es Indispensable comprender la importancia que tiene reducir el analfabetismo a cero pues no es casualidad que en los sectores donde más abunda existen mayores desigualdades, tanto económicas como sociales, que por cierto muchas veces se las excusa como construcciones culturales. Si alfabetizar y educar vulnera la lógica de exclusión y desigualdad es entonces una manera eficaz de acercarnos a eliminar este problema.

Aquí elijo detenerme en el impacto y las dimensiones que tiene el analfabetismo en el adulto, estas se pueden agrupar en: salud, educación, economía e integración y cohesión social. A su vez tienen grandes limitaciones de empleabilidad debido a un nivel bajo de conocimientos y de especialización, esto ocurre porque no han tenido acceso a la educación formal o porque simplemente la abandonaron tempranamente para incorporarse al mercado laboral por razones obvias, a esto se suma, que el individuo analfabeto dispone de bajos conocimientos de sus derechos y deberes, situación que puede derivar en la aceptación de contratos precarios y de baja calidad. Por otro lado los hijos de padres analfabetos, en sus primeros años de vida, probablemente tendrán experiencias restringidas en cuanto al aprendizaje de códigos de comunicación y de lectura y escritura.

Brindar la herramienta de la lectoescritura es garantizar el crecimiento emocional e intelectual de los individuos y en consecuencia, sus sociedades. Cuando hablamos de alfabetizar debemos pensarlo como algo mucho más profundo que únicamente enseñar a leer y a escribir, es la posibilidad de construir una sociedad más digna.

Paulo Freire dijo alguna vez “La alfabetización es más, mucho más que leer y escribir. Es la habilidad de leer el mundo, es la habilidad de continuar aprendiendo y es la llave de la puerta del conocimiento”.