Skimming: Banda de brasileros clonaban tarjetas en los cajeros del ICBC en Córdoba al 4700

Cayó peligrosa banda que clonaban tarjetas en los cajeros. Detuvieron a cuatro brasileros en Palermo. El hecho había ocurrido en la sucursal de ICBC de Córdoba al 4700 hace menos de un mes otro hecho ocurrió en el barrio de Palermo y el arrestado, como en el caso posterior de esta semana, era brasileño. En esa oportunidad, personal de la Comisaría 53 fue alertado por la presencia de hombres en actitud sospechosa que habían ingresado a los cajeros de un banco en la calle Cerviño al 3700 siendo observados por las cámaras de seguridad de la entidad bancaria.

En está oportunidad una banda de Skimming o clonadores de tarjetas fue detenida por la policía. Los cuatro hombres son de nacionalidad brasileña y los atraparon cuando colocaban un dispositivo en un cajero automático de un banco ubicado en Palermo Soho. La División Fraudes Bancarios recibió una denuncia del banco ICBC ya que sus técnicos observaban actividades irregulares en los cajeros automáticos ubicados en la avenida Córdoba al 4700.

El artefacto “pescador” es denominado “skimming” y consta de un dispositivo que lee la banda magnética de las tarjetas de débito y una cámara minúscula escondida y dirigida sobre el teclado que graba el momento en el que el usuario introduce el PIN para luego clonarlas.

Como operan los Skimming men
La clonación de tarjetas y el robo de los datos que contienen sus bandas magnéticas, skimming en su término en inglés, se produce en muchas ocasiones en cajeros automáticos, aunque también han salido a la luz casos de trabajadores de establecimientos que contaban con un segundo lector de tarjetas además del propio datáfono de la tienda para realizar dicho robo de datos. Clonar una tarjeta de crédito o débito a través de un cajero automático es un proceso literalmente fácil, por lo que se debe seguir las siguientes recomendaciones para ‘hacérsela’ difícil a los delincuentes.

Los cajeros preferidos por los delincuentes son los situados en las propias oficinas bancarias, ya que éstos suelen ser menos vigilados. Los malhecheros prefieren cajeros callejeros, cuanto menos frecuentados mejor, para situar en el lector de tarjetas un segundo lector camuflado bajo la misma apariencia que el original, que será el que posteriormente recuperarán para obtener toda la información de las tarjetas que por él hayan pasado.

La seguridad al 100% no existe, y es que cada vez los skimmers disimulan con mayor acierto, para nuestro mal, los elementos necesarios para hacerse con los datos de una tarjeta, aunque si hay ciertas precauciones que podemos tomarnos para ponérselo más complicado. La primera de ella es desconfiar de cajeros que no conozcamos o que sean accesibles desde la calle. Los que están lejos o fuera de oficinas bancarias, en lugares de poco tránsito, son los que más fácilmente se pueden manipular.

Una vez estemos frente al cajero conviene comprobar si el lector en el que vamos a introducir la tarjeta o si el teclado parecen ser los originales del cajero. Cada vez los lectores o teclados simulados son más realistas, pero a la mínima sospecha deberíamos buscarnos otro cajero. Una de las recomendaciones más habituales es tapar con una mano el momento en el que tecleamos el PIN, por si nos grabase una cámara, y una más moderna es usar los lectores contactless de los cajeros más modernos, si es posible, ya que de esa manera será imposible que nos dupliquen la tarjeta.


Recomendaciones al utilizar tarjetas de débito en cajeros

1. No pierdas de vista tu tarjeta. En comercios donde se la entregas a un dependiente, considera un tiempo razonable para que ésta sea devuelta.

2. No reveles tu clave a nadie, ni lo lleves apuntado. Memorízalo.

3. Al seleccionar la clave, evita lo obvio, como tu fecha de nacimiento, número de teléfono, número de apartamento, placa de auto, etc.

4. Cuando uses el cajero automático, o hagas una compra en una tienda, cubre el teclado con la mano o el cuerpo al introducir tu clave. Toma tu tarjeta y recoge el recibo, ya que este último suele tener información de tu cuenta.

5. Realiza las transacciones cuando y donde te sientas seguro, si por cualquier razón no te encuentras cómodo en un determinado cajero, deja tu transacción para más tarde o dirígete a otro lugar.

6. Nunca aceptes ayuda o sugerencias de extraños cuando uses el cajero automático.

7. Revisa a detalle tu estado de cuenta. Verifica que el saldo corresponda al consumo.

8. Destruye tus estados de cuenta antes de echarlos en la basura. Igualmente destruye ofertas de crédito y otra correspondencia que contenga información de tus finanzas, porque estos datos pueden usarse para el robo de identidad.

9. Si detectas un consumo que no realizaste, notifícalo a tu banco de inmediato. Recuerda que tienes 90 días para recibir el reembolso por aquellas operaciones que no reconozcas siempre y cuando no hayan sido realizadas vía chip.

10. Si no recibes tus estados de cuenta a tiempo, llama a tu banco – puede ser indicación de que alguien ha desviado la cuenta a otra dirección.

11. Si temes que te hayan robado el número de cuenta, llama al emisor y pide que pongan un ‘bloqueo’ sobre la cuenta y solicita una tarjeta nueva con otro número.

12. Antes de que deslicen por segunda vez tu tarjeta en la máquina, pide al dependiente que espere a que llegue la autorización, así evitarás cargos duplicados.

13. No entregues tu tarjeta a desconocidos y no des el número de tarjeta a nadie si no eres tú quien inicia una compra. Ojo con ofertas de premios si das tu número o datos, y otros fraudes.

14. No des información de tus cuentas por teléfono, en especial si es una llamada que no has iniciado tú. Muchos números de tarjeta son robados de esta manera.

15. No lleves más tarjetas en tu billetera o bolsa de las que uses normalmente, así limitas los dolores de cabeza si perdieras o te robaran la billetera o el bolso.