Lapidario infome de la UCA: Argentina fabrica niñas, niños y adolescentes pobres a rítmo Africano

Un traumático informe de la Universidad Católica, al que accedió Palermonline Noticias sobre la situación de las niñas, niños y adolescentes que viven en zonas urbanas de Argentina es cada vez más alarmante, y desde el Gobierno Nacional, la receta es ajuste, tarifazos sostenidos con una bicicletería financiera y blanqueo de activos, más perdón fiscal a las mineras y castigo sistemático a pymes,autónomos y monotributistas, los únicos que generan empleo sostenido y de calidad en relación con las grandes cadenas y marcas que generarn empleo temporal y precario. ¿Macri entenderá de pobreza? Para el INDEC, la pobreza afectaba a fin del año pasado a casi el 46% de los chicos de esas edades.

Pero en el segundo semestre de 2016, un total de 7,6 millones de chicos de hasta 17 años años que viven en ciudades urbanas (el 58,7% del total de esas edades en el país) se encontraba en situación de pobreza, de acuerdo al último estudio del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, de la UCA. Por otro lado, según la UCA, los niños y niñas en hogares que perciben transferencias de ingresos, como la AUH, experimentaron una merma significativa de la pobreza en múltiples dimensiones, lo cual es un indicador positivo de su existencia.

El relevamiento tomó en cuenta las condiciones de vivienda, la alimentación, atención en salud y acceso a la educación, entre otros factores, a la hora de analizar si un niño vive en situación de vulnerabilidad. Para el INDEC, en cambio, quienes sufrían este flagelo hasta fines del año pasado eran el 46 por ciento.

“Esto significa que casi 6 de cada 10 niños/as en la Argentina urbana experimentaban privaciones en al menos una de las seis dimensiones bajo estudio”, sostiene el informe de la casa de altos estudios, que es una especialista en realizar este sondeo, basado en propuestas desarrolladas por Universidades de Bristol y Oxford y UNICEF.

Con relación a 2010, hubo una mejora ya que del 63,7% bajó al 58,7% en 2015 y se mantuvo en ese porcentaje durante 2016. En tanto, a la hora de indagar la indigencia, el relevamiento indica que “la situación de pobreza en carencias que se consideran especialmente graves -porque sus consecuencias adversas son de difícil reversión-, también bajó del 23,8 en 2010 al 14,8% en 2016”.

“EL INFORME DE LA UCA DEMUESTRA EL FRACASO DE QUIENES GOBIERNAN Y GOBERNARON EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS”

Ciudad de Buenos Aires, 10 de julio de 2017. La Universidad Católica Argentina presentó un informe que señala que 7.6 millones de jóvenes son pobres en nuestro país. La cifra significa que casi un 60% de los chicos menores de 18 años tiene acceso insuficiente a necesidades básicas como alimentación, vivienda, asistencia médica, saneamiento o educación. El candidato a diputado nacional Adrián Camps responsabilizó al actual gobierno y sus antecesores. Y pidió la implementación de políticas de Estado para frenar la crisis.

“El informe demuestra el fracaso de los distintos partidos políticos que gobernaron el país en las últimas décadas. Es preocupante que los índices de pobreza sean más elevados en los jóvenes” expresó Camps. Y agregó: “Es alarmante porque este relevamiento incluye factores como la alimentación y la educación, que son condicionantes para revertir esta situación en el futuro”.

En tanto, el legislador socialista consideró que “hay que desarrollar políticas de Estado orientadas a la alimentación, el desarrollo económico, la salud, educación y vivienda”.


6 DE CADA 10 MENORES SON POBRES
“En vez de inclusión social, la única respuesta de Macri es criminalizarlos”

Ante el reciente informe de la UCA sobre los menores pobres, el precandidato a Diputado Nacional por Capital Federal, Alejandro Bodart (Izquierda al Frente), señaló que “en vez de un plan de shock de inclusión social para esos millones de niños y jóvenes, la única respuesta del Presidente Macri es criminalizarlos bajando la edad de imputabilidad penal”.

Además, el dirigente consideró que “es inaceptable que en el país de las vacas y el trigo hoy falten el pan y la leche en millones de hogares, condenando a una generación al hambre, a la ignorancia y, encima, a la represión”.

Por su parte, Bodart señaló que su propuesta “es un plan de emergencia social que incluya reducir la jornada laboral a 6 horas para dar empleo a los padres, con 25.000 pesos de salario mínimo y becas educativas a los chicos” ante lo cual afirmó que “fondos hay de sobra, pero lo que hace falta es la voluntad política de obtenerlos suspendiendo el pago de la deuda externa y gravando fuertemente la renta financiera y a las corporaciones que saquean al país”.