1° de mayo “Día del Trabajador”, la “jornada laboral a 8 horas” a más de 100 años no se cumple.

El reclamo de los trabajadores era muy simple: el pedido de reducción de la jornada laboral a 8 horas, cuando lo “normal” era trabajar entre 12 y 16 horas. La protesta, llevada a cabo inicialmente por 80.000 trabajadores, pronto desembocó en una poderosa huelga nacional que afectó a numerosas fábricas de los Estados Unidos. La fuerza demostrada por los obreros en su reclamo marcó un antes y después en la historia de todos los trabajadores, instaurándose aquella fecha como el “Día del Trabajador”.

El 1° de mayo se conmemora en todo el mundo el Día Internacional del Trabajador en homenaje a los llamados Mártires de Chicago, grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886. Ese mismo año, la Noble Order of the Knights of Labor, una organización de trabajadores, logró que el sector empresarial cediese ante la presión de las huelgas por todo el país.

Entonces, el presidente de Estados Unidos, Andrew Johnson, promulgó la Ingersoll estableciendo ocho horas de trabajo diario. Como los empleadores se negaron a acatarla, los trabajadores de la ciudad industrial de Chicago iniciaron una huelga el 1º de mayo, que comenzó con una manifestación de más de 80.000 trabajadores liderados por Albert Pearsons.

Ese movimiento había sido calificado como “indignante e irrespetuoso”, “delirio de lunáticos poco patriotas”, y manifestando que era “lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo”.

A partir de allí, el conflicto se fue extendiendo a otras ciudades norteamericanas, logrando que más de 400.000 obreros pararan en 5.000 huelgas simultáneas. La magnitud del conflicto causó preocupación al gobierno y al sector empresarial, que creyeron ver en las manifestaciones y huelgas el inicio de una revolución anarquista.

Sin embargo, la fábrica Mc. Cormik de Chicago no reconoció la victoria de los trabajadores y el 1º de mayo de aquel año la policía disparó contra los manifestantes que, a las puertas de la fábrica, reivindicaban el nuevo acuerdo. Durante los siguientes días murieron más trabajadores, hasta que el día 4 una bomba estalló contra las fuerzas policiales, suceso conocido como “el atentado de Haymarket”.

El 21 de junio de 1886 comenzó el juicio a 31 obreros acusados de haber sido los promotores del conflicto. Todos fueron condenados, dos de ellos a cadena perpetua, uno a 15 años de trabajos forzados y cinco a la muerte en la horca. La culpabilidad de los condenados nunca fue probada.

HOY
Macri en Ferro con las 62, la CGT en Obras y las dos CTA en la carpa itinerante. El presidente Mauricio Macri encabezará, por primera vez en su mandato, una celebración del Día del Trabajador, organizada por las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, que comanda el dirigente rural Gerónimo “Momo” Venegas.

Por su parte, el consejo directivo de la CGT convocó a un acto en el estadio de Obras Sanitarias, en Núñez, el mismo escenario en donde se produjo la reunificación de las tres centrales y la elección del triunvirato que integran Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña.

La convocatoria se da en medio de diferencias internas en el seno de la central obrera que esta semana fueron minimizadas por el secretario gremial de la organización y dirigente del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, quien aseguró que el acto del lunes mostrará que “más allá de las diferencias, la CGT está unida, frente a un gobierno que sigue avanzando contra los intereses de los trabajadores”.

Tras los reproches que se escucharon en la última reunión del consejo directivo, otros sectores del movimiento obrero se quejaron de la convocatoria: “¿Qué significa para la entidad madre de los trabajadores movilizar un 1° de Mayo cuatro o cinco mil personas a un microestadio porteño? ¿En eso se convirtió la CGT?”, preguntaron fuentes gremiales.

Repecto de la presencia de Macri en Ferro, de quien está previsto que brinde un mensaje alrededor de las 19, Venegas dijo en Radio Mitre que “creo que el Presidente viene a nuestro acto porque estamos trabajando para sacar el país adelante, y para ganar las próximas elecciones”.

Venegas adelantó que durante el acto se cantará la marcha peronista, pero marcó su posición respecto al Partido Justicialista, al afirmar que hoy tiene “libertad de acción”, porque “hoy no hay nada”, en referencia a ese espacio político que siempre acompañó.

Poco afecto a los altos multitudinarios, el PRO convocó a los jóvenes del partido a través de las redes sociales y cadenas de whatsapp, y los funcionarios nucleados en La Generación y la agrupación “Pensar el Camino” fueron parte de la convocatoria.

En un adelanto de la posición de la Iglesia católica frente a esta celebración, el titular de la comisión episcopal de Pastoral Social y arzobispo coadjuntor de San Juan, monseñor Jorge Lozano, afirmó que “es imperioso cuidar los puestos de trabajo” y sostuvo que para revertir la “crisis en el ámbito laboral” es necesario “buscar otros modos de entender la economía y el progreso”.

Así lo expresó anoche al celebrar una misa en la catedral de San Juan, con motivo del Día del Trabajador, de la que participaron dirigentes políticos y gremiales de la provincia.

El obispo sostuvo que “vivimos a nivel global, y con repercusiones locales importantes, una crisis en el ámbito laboral” y enumeró la problemática de los “trabajadores no registrados, explotados, y una creciente desocupación”, citando palabras del papa Francisco.

Un tercer acto con motivo del Día del Trabajador será motorizado conjuntamente por las dos CTA, que decidieron confluir desde las 14 en el Congreso para conmemorar la jornada frente a la llamada “Escuela Itinerante Docente”, donde formularán duras críticas contra “el modelo económico” y “el ajuste sobre los trabajadores”.

El secretario general de la CTA, el docente Hugo Yasky, expresó que el sector rechaza “la política de cercenamiento de los derechos laborales y los despidos y suspensiones, en un contexto económico cada vez más deprimido y recesivo y con inflación”.

Además, Yasky y su par de la CTA Autónoma, el estatal Pablo Micheli, defendieron “las paritarias libres, sin techos ni imposiciones”, y exigieron “el cese de la represión contra los trabajadores”, a la vez que denunciaron “la criminalización de la protesta social a partir de la presencia e irrupción policial”.

No obstante, la CTA autónoma convocó previamente a las 13 a marchar hacia el Monumento al Trabajo, que se encuentra en Paseo Colón e Independencia-, junto a los movimientos piqueteros.

Con la consigna “Tierra, techo y trabajo”, serán de la partida las organizaciones Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular, que denunciarán “la pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora ante el creciente ajuste, los tarifazos y la criminalización de la protesta social que viene sosteniendo el gobierno nacional”, según denuncian.

En cambio, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y la agrupación Izquierda al Frente por el Socialismo realizarán dos actos separados, uno en la Plaza de Mayo y otro en el Obelisco.

Los partidos que integran el FIT convocan a un acto en la Plaza de Mayo, a las 15, donde habrá oradores de las tres fuerzas que integran el frente: Partido Obrero, Partido de los Trabajadores Socialistas e Izquierda Socialista.

El Obelisco será el otro punto de encuentro de Izquierda al Frente por el Socialismo, una alianza que agrupa al MST y al Nuevo Mas, donde se llamará “a otras expresiones de izquierda para que dejen de lado los sectarismos” y “dar la batalla en el terreno electoral”, informaron fuentes partidarias.

Translate